Para muchos las vacaciones soñadas consisten en volar a tranquilas playas con arena clara, días soleados y calurosos, gastronomía a base de mariscos frescos, jugos de fruta natural y cócteles dulces y refrescantes. 

México tiene algunas de las mejores opciones del continente, como las que hemos repasado en la Riviera Maya y en los Parques Naturales costeros, así que ahora le toca el turno a algunas de las más originales. 

1. Huatulco

Ubicada el sur oeste de México, en el estado de Oaxaca, este pequeño pueblo de la Costa Pacífica es famoso por sus bahías y playas, y por la fascinante fauna que habita en ellas gracias a que se mantiene como área protegida. 
 
 
Entre los principales atractivos del Huatulco, está el de estar certificados como una comunidad sostenible, por lo que la mayoría de servicios turísticos se han desarrollado con un enfoque de respeto al medio ambiente y a la sociedad.
 
Su clima  es agradable durante casi todo el año (en invierno la temperatura más baja es de 18 grados), y el verde vivo de su vegetación contrasta con los tonos azulados de sus aguas.
 
Además, ya que cuenta con más de 40 hoteles diferentes, uno puede escoger si quiere tener un día tranquilo rodeado de poca gente o uno más agitado. 
 
Como buenos oaxaqueños, el misterio y el respeto a la tradición son partes fundamentales de su cultura, así que aquí podrás conocer buena parte de la historia de México, saborear recetas ancestrales, visitar sitios arqueológicos o recorrer caminos reales.

2. Playa Delfines

Este hermoso y tranquilo destino se encuentra al final de la Zona Hotelera de Cancún.
 
Si bien en sus alrededores se han instalado grandes cadenas hoteleras, una de las particularidades de Playa Delfines es que sus establecimientos son pequeños, acogedores y sostenibles, ya que es una de las cinco costas mexicanas en contar con la certificación internacional “Blue Flag”.
 
Esto significa que la comunidad ha emprendido exitosas iniciativas encaminadas a promover un turismo responsable, que va de la mano con la educación ambiental y el respeto a la biodiversidad, mientras permite el disfrute de actividades como avistamiento de delfines o practica de surf.
 
Además, es también una playa visitada por turistas locales, lo que te dará la oportunidad de disfrutar de comida típica con sabor de casa y a un costo menor de lo que estás acostumbrado en los sitios más conocidos de Cancún. 
 
Y no solo con la comida; aquí también encontrarás parqueadero gratuito, así que aprovecha para rentar un coche y visitar los atractivos arqueológicos que están en el camino como el Museo Maya Cancún y los yacimientos San Miguelito y El Rey. 

3. Careyes

El animal que da origen al nombre de esta bella playa es la tortuga carey, y es que tu visita no estará completa si no visitas el centro de rescate, en el que incluso puedes ayudar a ésta y otras especies marinas a llegar al mar después del desove. 
 
 
Esta playa se encuentra dentro de la Bahía de Chamelas, en el estado de Jalisco, un territorio dotado con exóticas islas a islotes llenas de color y vida.
 
Cerca de Careyes también se encuentran lagunas y manglares que pueden ser explorados, así que te recomendamos pasar una mañana conociendo los encantos del agua dulce para pasar a disfrutar de un almuerzo con mariscos frescos y una tarde de deportes de verano.
 
Kayak, snorkel, buceo o windsurf son algunos de los favoritos de los viajeros, aunque hay otros para gustos más específicos que no implican estar en el agua, como el golf o las cabalgatas. 
 
Si bien en Careyes encontrarás hoteles y hostales con todas las comodidades, cerca hay playas desoladas y tranquilas donde podrás pasar el día con muy poca compañía. 

4. Playa de Chachalacas

Un destino caribeño muy particular, debido a las grandes dunas que enmarcan la costa vista desde el mar. 
 
 
Este destino veracruzano no ha sido muy explotado por el turismo internacional, por lo que conserva gran parte de su autenticidad y es una buena opción para quienes buscan privacidad en medio de un paisaje que trasmite belleza y misterio.
 
Se encuentra a poco más de una hora hacia el norte de Veracruz, y si sigue su camino 30 minutos más, encontrará el Sitio Arqueológico Quiahuixtlán, que siglos atrás cumplió las funcionas de ciudad, cementerio y fortaleza para el pueblo originario totonaca.
 
En los alrededores de Chachalacas hay varios hoteles muy completos, así que puedes pasar allí algunas noches mientras conoces a fondo la zona, practicas actividades de aventura como sand surf, buggy o buceo, y te maravillas con el paisaje del desierto.   

5. Lo de Marcos

Son tan hermosas las playas del estado de Nayarit que el turismo internacional ha denominado a esta zona “La Riviera Nayarit”. La pequeña localidad de Lo de Marcos es una de sus encantos por descubrir. 
 
Foto: Galván
 
Está conformada por pequeñas calles con acogedores negocios locales, que te recordarán porqué México es el país de los colores, los sabores y el picante.
 
Aquí la vida transcurre de manera tranquila, la gente es amable y generosa, y los pescadores que descansan a orillas de mar siempre disfrutan de una buena conversación.
 
Este tipo de destino es perfecto para las familias, parejas o grupos de amigos que buscan vivenciar la cultura, mientras aprovechan para divertirse con actividades como surf, moto acuática, cabalgatas y caminatas por los cerros colindantes.